La DNS Week le dio al registry puertorriqueño un momento de destaque. Este evento de LACTLD se realizó en San Juan y fue auspiciado en parte por NIC PR. Para abrir el congreso, hubo una fiesta el lunes pasado para celebrar el trigésimo aniversario del dominio .pr.

Para aprovechar el momento, el registry y su socio tecnológico Afilias emitieron en conjunto un comunicado de prensa, la cual generó cobertura en Yahoo Finance, además de varios blogs sobre los nombres de dominio.

Este elogio público le cayó mal a Giancarlo González, anteriormente el Gerente de Informaciones de la isla. Decidió publicar una columna de opinión, la cual fue catalogada como una «campaña de desacreditación» por el registry.

En su ensayo, González criticó duramente al registry por sus precios altos. Además contó la historia de la re-delegación del .pr en 2007, la legitimidad de la cual ha sido cuestionada.

Para aquellos lectores que no estén familiarizados con la re-delegación, DomainIncite publicó un buen resumen en 2011. El dominio era gestionado por un departamento dentro de la Universidad de Puerto Rico, hasta que la persona a cargo de dicho departamento consiguió que fuese reasignado por IANA a su empresa privada, Gauss Research Laboratories.

Además de resumir esta polémica de hace una década, González publicó críticas nuevas de la política de precios de Gauss. El precio para registrar un dominio de segundo nivel es 1000 USD. Según argumentado en el ensayo, esto ha llevado a los empresarios de Puerto Rico a registrar dominios .com terminando en pr, por ejemplo «pizzeriadonmariopr.com.»

Lo que parece haberle molestado más a González es que Afilias/Gauss haya llamado la atención a su aporte a la comunidad puertorriqueña del Internet, cuando según él estas empresas han fracasado totalmente en hacer relevante al dominio .pr.

La columna generó un buen nivel de atención en Puerto Rico. Varios otros blogueros subieron respuestas a las críticas de González, aportando su propio comentario. Según lo observado por Toweb, todos los blogs le encontraron la razón.

El nivel de atención prestada a las críticas de González fue suficiente para que Gauss decidiera responder públicamente. Su vicepresidente ejecutivo Pablo Rodríguez dio una entrevista con el diario líder de Puerto Rico, El Nuevo Día, en la cual defendió el actuar del registry.

Con respecto a los precios, Rodríguez argumentó que no existe una estrategia universal. La tarifa de mil dólares le permite a Gauss «convertirse en sustentable y cumplir con los objetivos que se ha propuesto.» Además, destaca que este precio no se aplica a todo titular.

Las agencias gubernamentales actualmente pueden obtener dominios .pr de forma gratuita. También están planeando un programa que les permitiría a las PyMEs puertorriqueñas registrar a un precio de 100 USD. Finalmente, existe un plan preliminar de ofrecer descuentos por volumen, lo cual en teoría contemplaría precios al por mayor suficientemente bajos como para permitir la reventa a un precio razonable.

Más allá de los precios, Rodríguez se refirió a la re-delegación, aunque solamente para decir que la demanda presentada por la Universidad de Puerto Rico en contra de Gauss se demorará muchos años en resolverse. Además hizo el comentario encima-mencionado sobre la «campaña de desacreditación» en referencia al momento en el cual González decidió publicar su ensayo, coincidiendo con la DNS Week.

Entonces, ¿Qué conclusión uno debe sacar de todo esto? La crítica de la re-delegación tiene mérito, pues es imposible evitar la conclusión que existieron irregularidades con esta transición. Sin embargo, es una noticia antigua y la referencia que hace González es apenas para caracterizar a Gauss como un gestor ilegítimo del dominio.

De la misma manera, González tiene razón que Afilias/Gauss no estaban siendo sinceras al referirse al impacto que hicieron en Puerto Rico, pues no se usa mucho este dominio. Este lenguaje halagador es común en los comunicados de prensa y a diferencia de González, no lo encontramos insultante.

Cuesta ver el argumento comercial en cobrar 1000 USD para registrar un dominio, pero los comentarios de Rodríguez son correctos, en estricto rigo. No podemos esperar que el .pr adhiera a la misma estrategia de negocios, como por ejemplo .xyz u otro TLD que busca grandes volúmenes de registros.

En resumen, el texto de González no es tan condenatorio como él piensa, pues sus argumentos pudieron ser respondidos por Gauss de manera adecuada. Sin embargo, es bueno que un registry de vez en cuando tenga que enfrentar críticas de esta índole, para evitar la despreocupación. Si eventualmente se lleva a cabo el programa para reducir el precio para las PyMEs, incluso podríamos decir que algo positivo salió de esta situación.