Sark quiere su propio TLD y ha superado el obstáculo más importante para obtener uno.

Un artículo reciente en The Register nos llamó a atención a los esfuerzos de la pequeña isla para obtener un código ISO alpha, lo cual a su vez la haría elegible para solicitar a IANA la designación de un ccTLD.

Las políticas de IANA dejan claro el criterio para poder solicitar la creación de un ccTLD:

IANA no pretende decidir qué es o qué no es un país. La selección de la lista ISO-3166-1 como la base de dominios territoriales de primer nivel fue tomada sabiendo que la ISO tiene su propio procedimiento para determinar si un territorio debería figurar en esa lista.

Dicho otra forma, IANA no tiene criterios propios sino que respeta los de la Organización Internacional de la Normalización (ISO). Durante un tiempo, era claro el criterio para que un territorio fuese incluido en la lista ISO-3166-1. La inclusión era automática si una división geográfica fue reconocida por la División de Estadísticas de la ONU (UNSD) como un territorio independiente.

La política de la inclusión automática cambió a principios de la década 2010 y la ISO ahora evalúa las peticiones caso por caso. El artículo de The Registrar indica que un motivo para este cambio fue para obstaculizar la petición de Sark. Cuando su primera solicitud de asignación de código ISO fue rechazada, la persona detrás de la petición de Sark hizo una apelación basada en el hecho que este territorio es reconocido por la UNSD.

Luego de dos rechazos más, Sark hizo una nueva petición en 2019, esta vez con el apoyo del Instituto Británico de Normalización, una organización potente. En febrero del presente año, ISO por fin decidió apoyar la petición.

Todavía falta mucho para que se delegue el dominio .cq que Sark desea. Primero, la ISO debe asignar un código. Sark ha solicitado CQ, pero la decisión es de la ISO. Luego, Sark debe solicitar a IANA crear el ccTLD.

El último caso de esta índole fue Sudán del Sur, país que recibió su código ISO en 2011. El .ss no fue delegado hasta enero de 2019, pero eso no necesariamente signifique que habrá una espera de ocho años para la delegación del .cq. Sudán del Sur no presentó su solicitud a IANA hasta agosto de 2018, así que el tiempo entre solicitud y delegación fue menos de un año.

Sark tiene muchas ganas de conseguir su ccTLD y al parecer ya se sabe cuál organización nacional supervisaría el dominio. Si Sark forma las alianzas correspondientes para poder cumplir con los criterios técnicos de la IANA, las cosas podrían avanzar rápido.

Deja un comentario